A través de cuatro jornadas de trabajo, en la que participaron docentes, estudiantes y apoderados, se crearon propuestas para fortalecer el derecho de la comunidad migrante a una educación de calidad, terminando así la primera etapa del proyecto “#aMezclarse: Más diversidad, Mejor Educación”, llevado a cabo por Educación 2020 y financiado por Unión Europea

Hacer de las escuelas un espacio seguro, donde se valore la diversidad y se fortalezca el derecho estudiantes nacionales y extranjeros  a una educación de calidad: Ese es el trabajo que está llevando a cabo Educación 2020, a través de su proyecto “#aMezclarse: Más Diversidad, Mejor Educación”, que se realiza en la provincia  de Antofagasta.

Para lograr esto, la fundación, con el apoyo de la Unión Europea, realizó durante el segundo semestre del año pasado, la primera etapa del proyecto que consistió en cuatro mesas de trabajo donde participaron equipos directivos, docentes, educadoras de párvulos y apoderados de 16 establecimientos de las comunas de Antofagasta, Sierra Gorda y Mejillones. El fin de estas jornadas fue escuchar a los protagonistas del sistema educativo de Antofagasta para así recoger sus experiencias e ideas entorno la interculturalidad, la educación y el derecho a la educación en comunidades educativas caracterizadas por altos niveles de inmigración y creciente diversidad cultural. .

Fueron cuatro las mesas que se realizaron durante esta primera etapa: “Rol de la infancia y la juventud en la educación”,  “Diversidad cultural en contextos educativos”, “Convivencia y espacios educativos” y “Pedagogía y diversidad: experiencias en la comunidad educativa”.

Algunos de los dilemas que se plantearon están relacionados con procesos de aprendizaje que, actualmente, no estarían recogiendo las particularidades de los y las estudiantes. Por otro lado, las comunidades han hecho notar que no existen instancias de formación intercultural para docentes y educadoras y educadores de párvulo; lo que se suma a las dificultades propias que surgen al momento de homologar los niveles educativos de los niños y niñas migrantes que llegan a Chile.

De estos análisis críticos, ya han surgido propuestas y experiencias preliminares. Por ejemplo: diccionarios multiculturales y materiales didácticos que aportan al aprendizaje; espacios de convivencia que mejoran niveles de empatía; y la generación de estrategias que permiten incorporar conceptos para poner en práctica una educación intercultural. Estas ideas se sumarán a las reflexiones de las próximas instancias de trabajo, a partir de las cuales se irá diseñando una propuesta para aportar a políticas públicas que, a nivel local y nacional, avancen en una educación de calidad con foco intercultural.

Lorena Cisternas, encargada regional del proyecto, indicó que se convocó a las comunidades educativas “porque creemos que las políticas educativas son pertinentes cuando se escucha a sus protagonistas. Este fue un espacio muy enriquecedor, en el que personas de distintas realidades se encontraron, compartieron sus visiones sobre la diversidad cultural y, en conjunto, propusieron estrategias para fortalecer la riqueza intercultural de nuestro territorio desde la educación».

Escuchando a la comunidad

Sebastián Alliú, profesor de Inglés del Liceo Marta Narea Díaz, fue uno de los participantes de la última jornada. Para él, es importante participar de este tipo de espacios y conversar sobre la multiculturalidad “sobre todo en nuestra ciudad, donde casi la mitad de los estudiantes son extranjeros, por lo que debemos aprender de las experiencias de otras escuelas, para lograr que los estudiantes aprendan con sentido”.

Esta visión es compartida por Andrea Carmona, educadora del Jardín infantil El Oro de Junji. “Valoro estas actividades y estos espacios para compartir experiencias. Chile está cambiando culturalmente y debemos nutrirnos con todas las experiencias para poner en práctica estrategias que nos permitan vivir en armonía y aprender unos de otros”, dijo.

Los padres, madres y apoderados de la comunidad educativa de Antofagasta también tuvieron la posibilidad de ser parte de estas mesas y así compartir sus experiencias y visiones. Una de ellas fue Elizabeth Chiche, apoderada de la Escuela República del Ecuador, quien remarcó que es importante que los padres sean parte de estas actividades. “Los padres somos quienes más queremos que nuestros hijos tengan una mejor educación y puedan acceder a una mejor calidad de vida. Estas actividades nos permiten avanzar en eso. Los niños son el futuro, sin importar de qué nacionalidad sean”.  

Además de las comunidades, en esta etapa de levantamiento de información también participaron representantes de Junji, la Corporación de Educación Municipal, la Secretaría Regional Ministerial de Educación, el Instituto de Derechos Humanos y el Observatorio de Educación de la Universidad Católica del Norte.

 

Etapas del proyecto

Este año se continuará el trabajo con escuelas y jardines infantiles. Para ello, se utilizará la información recabada en las mesas de trabajo y se “diseñará el segundo componente del proyecto, que será un ciclo de formación e intercambio de experiencias en los que participarán las escuelas y jardines que son parte del proyecto”, indicó Cisternas.

Por otro lado, se iniciará un proceso de participación con diversas organizaciones migrantes y pro migrantes e instituciones del Estado y la sociedad civil y se habilitará una plataforma virtual que recogerá las opiniones que tienen los habitantes de la región sobre educación e interculturalidad. A esto se sumará un programa de fortalecimiento de liderazgos juveniles, que invitará a jóvenes de la provincia a reconocer y promover sus derechos, posicionándose como actores válidos a la hora de tomar decisiones sobre educación intercultural.  

Así, #aMezclarse: Más Diversidad, Mejor Educación, continuará con su trabajo para construir una sociedad no sólo desde la tolerancia, sino desde la valoración de la diversidad.

amez

Author amez

More posts by amez

Leave a Reply